cargando...

Hace ya años que te fuistes. Pero tu recuerdo sigue vivo. Aquella promesa loca de embarcarnos en una empresa sigue adelante, con una calavera simbólica a su frente. Hermano, voy a hacer que no te arrepientas de aquel “Me siento orgulloso de ti”.

Tu recuerdo siempre estará vivo.