cargando...

Hola abuelo, ¿qué tal todo? Espero que bien porque aquí estamos todos muy bien, Mª Antonia está ya super mayor y los hijos de Laura son guapísimos, ojalá los hubieras conocido. A veces sueño contigo y cuando me despierto siempre me acuerdo de aquel día que apareciste en casa con un osito de peluche para mí, de aquel día que me enseñaste a columpiarme sola en nuestro parque de cada sábado después de ir a ver barcos con los prismáticos con Jaume y como no, del día que tras secarme las lágrimas porque me había caído con la bici, me animaste a intentarlo otra vez y conseguiste que aprendiera a montar en bici yo sola.
Te quiero mucho abuelo y te echo mucho de menos.